Noah Nissani

Adaptado y traducido del Hebreo por el autor con la colaboración
de Myriam Nissensohn (Bs.As.)

La distribución de no modicadas copias, sin propósitos comerciales, es libre.

CONTENIDO
1. Definiciones
2. Significado Económico, Financiero y Contable del Ahorro
3. Costo de la Jubilación
4. Quién Paga el Impuesto a los Réditos de los Empleados
5. El Significado Contable, Financiero, y Económico de la Diferencia Socio-Económica

1. Definiciones

Economía se refiere a la cantidad y clase de los bienes producidos por el trabajo, en parte destinados al consumo inmediato, y en parte a la creación de nuevos productos y medios de producción, o mejora de los existentes. Hombres y mujeres trabajan cantidades distintas de horas, con distinto esfuerzo, dedicación y eficacia, lo que resulta en distinta cantidad y clase de bienes que ellos producen. Esta distinta producción es compensada, con o sin justicia, por la cantidad de bienes puestos a disposición de cada uno. Bienes que pueden ser en parte consumidos y en parte adjudicados a la producción de nuevos y mejores productos y medios de producción.

A los efectos de facilitar el intercambio de bienes, y el consumo por unos de la producción de otros, se viene utilizando metales como bienes intermediarios, especialmente plata y oro, desde los albores de la civilización y hasta tiempos recientes. De aquí el nombre de ¨plata¨, o el arábico ¨dinero¨, que hoy es en su mayor parte virtual y en una pequeña proporción papel moneda. Este bien intermediario permite una representación matemática de la economía y las finanzas, al aplicar un número, el peso del metal con que son pagadas, a las horas de trabajo y los bienes producidos.

Una representación matemática de segundo orden de la economía, la contabilidad, se obtiene al atribuir la propiedad del dinero y del valor en dinero de los bienes de consumo y de producción a personas, reales o legales.

Estas representaciones matemáticas de la economía ayudan a su estudio y planificación, en la misma medida que los mapas, que son representaciones distorsionadas de la tierra, ayudan a estudiar y a planear viajes y obras sobre la superficie de la tierra. Pero no hay que olvidar que ni los mapas, son fiel y única representación de la tierra, ni las finanzas o la contabilidad, lo son de la economía.

2. Significado Económico, Financiero y Contable del Ahorro

Todo empleado o capitalista puede decidir qué parte de su sueldo o ganancias usará en forma inmediata en el disfrute de bienes de consumo, y que parte ahorrará para su consumo en el futuro o para invertirlo en empresas que aumenten sus ingresos. Desde el punto de vista contable el ahorro es individual y pertenece al ahorrista, quien puede disponer de él libremente.

Desde el punto de vista financiero, el ahorro de empleados y capitalistas, es colectivo. El constituye la única fuente del capital necesario para la construcción de nuevos establecimientos industriales, y para la creación y mejoramiento de productos y medios de producción. O sea, capital que crea lugares de trabajo, aumento de la producción de nuevos, mejorados y más baratos productos, poniéndolos al alcance de mayor número de consumidores.

También, desde el punto de vista económico, el ahorro es colectivo, y se expresa en el renunciamiento de los que trabajan en la producción de bienes de consumo, a parte de los mismos, en favor de los que trabajan en la creación de nuevos medios de producción, y mejoramiento de la producción en el futuro, y de aquellos que por su edad han dejado de producir. De aquí, que desde el punto de vista económico y financiero el ahorro es colectivo, y de primera importancia, como única fuente de recursos para la creación de nuevos puestos de trabajo, y para la elevación del nivel de vida de todas las capas socio-económicas.

3. Costo de la Jubilación

Aparentemente los empleados pagan sólo parte del costo de su jubilación, la que en parte es pagada por su empleador. Desde el punto de vista contable esto parece ser así, puesto que la parte ¨pagada¨ por el empleador no aparece descontada del “sueldo” pagado por el empleador a cambio del trabajo suministrado por el empleado. Pero desde los puntos de vista económico y financiero, no tiene la separación de entre las partes pagadas por el empleado y el empleador ningún significado. Desde el punto de vista económico, el sueldo es la cantidad de bienes que le es dado al empleado disfrutar, en el presente o en el futuro, como recompensa por su trabajo. Por lo tanto no hay esencial diferencia entre si el empleado ahorra por sí mismo, o por medio de un seguro pensionario, ni si el empleador, en lugar de entregar al empleado parte de su sueldo, la deposita directamente en una cuenta de ahorro, o en un fondo pensionario, a su nombre.

4. Quién Paga el Impuesto a los Réditos de los Empleados

Hemos visto que el costo de la jubilación de los empleados, que en la representación contable aparece dividida entre el empleador y el empleado, es en la representación financiera y en la realidad económica pagada en su totalidad por el empleado. Aquí nos encontramos con el caso contrario: El impuesto a los réditos, que en la representación contable aparece como si fuera pagado por el empleado en una proporción socialmente justa, creciente con el monto de su sueldo, y exentos del impuesto los sueldos bajos, es en la realidad económica y en su representación financiera un impuesto al consumo.

Al llamarlo impuesto a los réditos, este aparece en la representación contable como parte del sueldo pagado a los empleados. El es por lo tanto parte del costo, a todo lo largo de la cadena de producción de materiales, máquinas y servicios que intervienen en la producción del producto final. Siendo parte del costo de producción, es lógicamente parte del precio pagado por el consumidor. En la representación financiera, el precio pagado por el consumidor se divide entre el sueldo neto pagado a los empleados, lo que se lleva el gobierno y las ganancias del capital a lo largo de la susodicha cadena. Por lo tanto no hace ninguna diferencia llamarlo impuesto a los réditos de los empleados, impuesto a los empleadores, o como lo que realmente es, impuesto al consumo. El es pagado por el consumidor del producto final, con la sola excepción de las inversiones que no llegan a reintegrar el capital invertido. En cuyo caso se convierte, total o parcialmente, en impuesto a la inversión.

Cual es, por lo tanto, la razón de llamarlo impuesto a los réditos? Este nombre da al pueblo, la impresión de ser un impuesto justo. Casi todo el pueblo lo paga, el que gana más, paga más, y sólo los más pobres están exentos. Llamado impuesto al empleador, parecería una multa a dar trabajo, destinada a aumentar la desocupación, y daría a los capitalistas el mérito de ser sólo ellos, y no todo el pueblo, quienes pagan el costo de las obras que hace y servicios que presta el gobierno. Si se lo llamara, como lo que realmente es, impuesto al consumo, o sea al ingreso menos el ahorro, se vería claramente que los que ganan menos son los que pagan un por ciento más elevado de sus ingresos. Puesto que si pueden ahorrar algo, es solo una parte chica de sus escasos ingresos, destinada a ser consumida en la vejez.

5. El Significado Contable, Financiero, y Económico de la Diferencia Socio-Económica

Desde el punto de vista contable, la diferencia socio-económica entre las distintas capas de la sociedad, está expresado por la diferencia entre los respectivos ingresos brutos, y es generalmente la que pone de relieve la prensa de izquierda en sus titulares. Desde el punto de vista financiero, la diferencia socio-económica está expresada por el ingreso neto, o sea por el monto dejado a disposición de su destinatario después de descontado el impuesto a los réditos en sus variadas formas: positivo ó negativo, bonificaciones, subsidios y rebajas en los servicios públicos. La diferencia entre la evaluación contable y la financiera aumenta a medida que se sube en la escala socio-económica, y se convierte en negativa en las capas inferiores, principales beneficiarias del impuesto a los réditos negativos en sus distintas formas.

Mientras que desde el punto de vista económico, la diferencia socio-económica está expresada por la participación de cada estrato en el disfrute del fruto del trabajo colectivo, o sea la diferencia en el consumo. Ella está por lo tanto expresada por el ingreso neto, luego de deducidos el ahorro y todos los impuestos positivos y negativos que gravitan el consumo.

La primera pregunta provocada por la expresión económica de la diferencia socio-económica es: En que medida la contribución de las distintas capas socio-económicas al presupuesto gubernamental es a cuenta de su consumo, o de su contribución al ahorro colectivo? Ahorro necesario para asegurar el aumento de lugares de trabajo, y la creación de nuevos productos y medios de producción, para el mejoramiento y abaratamiento de la producción.

Hay buenas razones para suponer que a medida que se sube en la escala de los ingresos, se reduce la influencia de los impuestos sobre la parte de los ingresos destinada al consumo, y aumenta su incidencia en el ahorro. Puesto que todas las necesidades y deseos de lujo y lucimiento de los estratos superiores, están ya ampliamente satisfechas con una pequeña parte de sus ingresos. Siendo que las capas socio-económicas bajas son las principales beneficiarias del aumento de lugares de trabajo y del abaratamiento de la producción, dudoso es si son las que disfrutan o las principales perjudicadas por los subsidios y bonificaciones, pagadas a cuenta del ahorro.

Retorno al Comienzo de la Pagina

Since 20 March 2001

 

Sunday the 22nd. Joomla 2.5 Templates. Site built by Levi-Lidar: levilidar@gmail.com
Copyright 2012

©